Como indicábamos en la anterior entrada, es tal la cantidad de términos técnicos sobre telefonía que nos hemos visto obligados a subdividirla en dos partes. Hoy centramos la atención en la segunda de dichas partes.

 

Firmware. De modo abreviado es un tipo de software que gestiona físicamente el hardware de un equipo, al estar integrado con la electrónica del dispositivo y tener interacción directa con el mismo. Algunos ejemplos quizá permitan comprender mejor el alcance del término: el mando a distancia de una televisión, el sistema de temporización de una lavadora. La mayoría de los teléfonos móviles tienen una capacidad de firmware actualizable, pero algunos incluso pueden ser actualizados para mejorar la recepción o la calidad del sonido.

 

Firefly: Se trata de un indicador visual de llamada presente en los auriculares de un teléfono. La misión de este indicador de luz, ubicado cerca del micrófono del auricular, es dar a conocer a los compañeros de trabajo de un operador el estado de su llamada, garantizando así la máxima productividad en las comunicaciones.

 

HiFi. La norma de calidad de alta fidelidad, aplicada al sonido y cuyos estándares fueron fijados de manera precisa en 1973, adquiere particular relevancia en la actualidad en el entorno de la telefonía, garantizando unos excelentes niveles de calidad en cuanto a reproducción del sonido se refiere y reduciendo al mínimo los ruidos y la distorsión. La innovación tecnológica permite su aplicación en entornos como Bluetooth o WiFi, por señalar dos ejemplos significativos.

 

OpenMic. Se trata de una funcionalidad de particular utilidad cuando un operador, que dispone de un equipo con cancelación activa de ruido, necesita estar conectado al exterior. Con OpenMic el operador puede controlar el nivel de ruido que entra del exterior y gestionarlo conforme a sus necesidades específicas. La última generación de esta tecnología permite llevar a cabo este proceso sin necesidad de tocar botón alguno, activándolo con la voz.

 

ANC. Bajo estas siglas (del inglés Active Noise Control) se alude a la función de cancelación activa del ruido. Su funcionamiento se basa en la teoría de interferencia de ondas; al crear una onda de sonido artificial se consigue que, sumada a la onda original, se lleve a cabo una interferencia destructiva de ondas, con el efecto final de reducir o incluso suprimir por completo el ruido.

 

Ya lo indicábamos en la primera parte de esta entrada sobre terminología técnica referida, de manera directa o indirecta a la telefonía: son tantos los vocablos que aquí sólo hemos podido examinar algunos de ellos. Desde TEAM Equipalia reiteramos nuestra disposición para aclarar todas las dudas sobre este tema.